Minientrada

EN LA OROTAVA, TENERIFE

Opinión legal: Monsanto afectó negativamente a los derechos humanos

Ayer, los cinco jueces internacionales del Tribunal Monsanto presentarán su opinión consultiva. Ellos llegaron a  transcendentales conclusiones, ambas señalando la conducta de Monsanto y la necesidad de desarrollar leyes internacionales.

Los jueces concluyeron que Monsanto realizó practicas que afectaron negativamente al derecho de tener un ambiente saludable, el derecho a la alimentación y el derecho a la sanidad. Y como aspecto más negativo de la conducta de Monsanto, encontramos su violación al derecho y la libertad de los científicos y de sus investigaciones. Estamos hablando de unas conclusiones buenas bases legales que pueden ser de gran ayuda para las personas afectadas por Monsanto.

Aunque se cuentan con diferentes leyes y instrumentos para proteger el medio ambiente, los jueces concluyeron que sigue existiendo un vacío legal entre promesas acordadas y la realidad existente de protección ambiental. La ley internacional necesita mejorar para así obtener una mejor protección del medio ambiente y poder incluir el crimen de ecocídio en él. El Tribunal concluyó que sí finalmente el ecocídio se reconoce como crimen ante la ley criminal internacional, seria posible considerar también las actividades de Monsanto como crimen del ecocídio.

Finalmente, el Tribunal se centró en la brecha creciente entre las leyes de derechos humanos internacionales y responsabilidad de las empresas. Se recomienda a las Naciones Unidas adoptar medidas para garantizar que tanto derechos humanos como derechos ambientales estén protegidos por leyes (internacionales) y no sean rechazaos por acuerdos de comercio internacionales. Tendría que ser posible procesar y acusar empresas multinacionales en la Corte Penal Internacional.

Aquí en la página web encontraras los resultados del resumen y el texto completo del dictamen legal.

Concentracion de Glifosato en los alimentos industriales

http://foodbabe.com/2016/11/15/monsanto/

Minientrada

alternativas-glifosato

Se dispara el número de municipios que vetan el glifosato en España

Desde que la OMS clasificó el glifosato como “probablemente cancerígeno para los seres humanos” en marzo de 2015, el número de municipios que ha vetado el uso de este herbicida en su territorio se ha disparado. Pleno a pleno, los ayuntamientos han ido poniendo barreras a la aplicación de este producto, usado de forma extendida para eliminar “malas hierbas” en el mantenimiento de espacios públicos como parques, jardines o colegios.

El por qué de esta oleada de restricciones estriba en que la ciudadanía es cada vez más consciente de que el uso del glifosato es peligroso, no es necesario y tiene una alternativa que respeta el medio ambiente y la salud pública: la agricultura y la jardinería ecológica.

Esta búsqueda de alternativas han querido promover ayuntamientos como los de Talavera de la Reina (Toledo) o Navalafuente (Madrid) que han aprobado en el pleno que “el ayuntamiento no autoriza la aplicación de herbicidas para ningún tipo de uso no agrario en los espacios de uso público, carreteras o redes de servicio en la totalidad del término municipal, solicitando que los trabajos de eliminación de vegetación se realicen con métodos no químicos”.

Cualquier adjudicatario al servicio del ayuntamiento catalán de Badalona, encontrará entre los pliegos de contratación, la prohibición expresa del empleo de glifosato en cualquiera de sus tareas. Los ayuntamientos de Barcelona, Tarragona, Zaragoza, Madrid o Valdemoro han decidido erradicar el uso de glifosato en su territorio y poner en práctica alternativas menos tóxicas en el plazo de un año. Otras localidades valencianas como la de Onda, Xirivella, Alzira y Castellón ya han dejado de utilizar glifosato en las labores de mantenimiento. Cabezón de la Sal y Fuencaliente, por su parte acompañan el abandono del uso de este agrotóxico con otros retos como el de fomentar la agricultura ecológica y la compra de productos ecológicos y el de declarar libre de transgénicos en su municipio cántabro y canario respectivamente. Siguen también declarándose Ciudades Libres de Glifosato municipios como Laguna del Duero, localizado en Valladolid o la terreta gironesa de Planoles, que ha ampliado la figura de protección a Ciudad Libre de Pesticidas.

Todos estos municipios se suman a una larga lista de localidades que ya habían hecho restricciones en años anteriores. En total, más de 45 municipios en España ya han establecido algún tipo de restricción al uso de glifosato. Estas limitaciones comienzan a transgredir el ámbito municipal, como ha pasado con La Rioja, Extremadura y Aragón que recientemente se han declarado libre de glifosato.

La autorización para el uso del glifosato en la UE caduca en junio, por ello la Comisión Europea presentó una propuesta para renovar su autorización por otros ¡15 años sin ninguna restricción! Debido a la preocupación por la salud pública y a la presión ciudadana varios países se han opuesto y la CE ha tenido que aplazar la decisión, que tendrá lugar en los próximos meses. Mientras se espera, cada paso cuenta para erradicar el uso de este peligroso herbicida.

Por eso tu acción puede marcar la diferencia…

Desde Amigos de la Tierra, CECU, COAG, Ecologistas en Acción, Greenpeace y Red de Semillas se ha elaborado una carta conjunta para animar a los ayuntamientos a que dejen de utilizar glifosato.

¡Sigamos con la oleada de municipios que se suman a la iniciativa! ¿te animas a enviar la carta al tuyoVentana nueva?

¿Qué más puedes hacer?

Firma para pedir a la Comisión Europea, al Comisario de Salud y Seguridad Alimentaria y a la Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que rechace la renovación de la licencia del glifosato.

La ayuda internacional, ¿caballo de Troya de las multinacionales en África?

Origen: Inf’OGM

Autor/a: Pauline Verriere

En 2014, la Unión Europea invirtió más de mil millones de euros, y Francia 521 millones, en la lucha contra la pobreza en África subsahariana (programa NASAN). Mientras tanto, la Comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo considera que esta maniobra financiera, lejos de favorecer a las poblaciones locales, beneficia sobre todo a las empresas multinacionales al facilitar su implantación en estos nuevos mercados. El 6 de junio el pleno del Parlamento europeo confirmó esta posición.

El 20 de abril la Comisión de Desarrollo del Parlamento europeo apoyó un informe1 sobre la Nueva alianza por la seguridad alimentaria y la nutrición (NASAN, ver sección siguiente) en el que se critica enérgicamente este programa de ayuda en África subsahariana. Unas semanas más tarde, le toca al Parlamento europeo adoptar esta posición.

La agricultura campesina y familiar es la que más posibilidades tiene de asegurar la seguridad y soberanía alimentarias, como recuerda la FAO2. Sin embargo, sigue siendo ignorada por los investigadores, después de más de 30 años. La resolución recuerda que este modelo agrícola y las personas campesinas deberían estar en el corazón de la NASAN, y que las inversiones privadas en agricultura no reducen automáticamente la pobreza ni garantizan la seguridad alimentaria. Las comunidades rurales autóctonas, campesinas y pescadoras, objetivo en principio de este programa, se han visto excluidas en gran medida de la consulta previa y su puesta en marcha.

La NASAN en pocas palabras

La NASAN es un programa de ayuda lanzado por parte del G8 en 2012. Su objetivo: mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición, ayudando así a 50 millones de personas en África subsahariana a salir de la pobreza de aquí al año 2022. La idea de este programa es la de favorecer inversiones público-privadas en el sector agrícola, especialmente para invitar a los Estados africanos a adoptar legislaciones más suaves: fiscalidad favorable, relajación de la reglamentación (semillas, bioseguridad…).
Sin embargo, con la excusa de actuar contra el hambre y la pobreza, esta iniciativa favorece en la práctica un modelo agrícola industrializado orientado a la exportación, en detrimento de una agricultura campesina y familiar. En lugar de beneficiar a las poblaciones locales, este sistema facilita el acaparamiento de tierras y el dominio de nuevos mercados por parte de las empresas multinacionales, entre las cuales se encuentran Cargill, DuPont, Monsanto, Nestlé, Syngenta, Unilever…
Al desregular, estos Estados renuncian a ingresos fiscales necesarios para poner en marcha políticas que beneficien a las poblaciones locales, así como a su legislación protectora, especialmente del medio ambiente.Un sistema contra-productivo que ha sido criticado duramente por numerosos actores desde su implementación5, a los cuales se suma ahora la voz del Parlamento europeo.

¿Semillas estandarizadas y transgénicas para luchar contra el hambre?

En esta resolución, la Comisión de Desarrollo y el Parlamento han tomado posiciones fuertes sobre la cuestión de las semillas y los transgénicos.
Subrayan la importancia de la accesibilidad de las semillas para la población campesina (tanto por el precio como por los derechos de propiedad) para garantizar la seguridad alimentaria; también subrayan el papel de las semillas campesinas en la adaptación de la agricultura al cambio climático. Lamentan por tanto que las empresas inciten a las instituciones regionales a armonizar la reglamentación de los países africanos utilizando criterios aplicados a las semillas industriales (y especialmente las famosas normas DHS – Distinción, Homogeneidad y Estabilidad). En efecto, la instauración de un sistema de este tipo supone un freno al intercambio y desarrollo de semillas tradicionales, y beneficia a las semillas industriales3. La dispersión en África de las semillas certificadas aumentaría la dependencia de las industrias semilleras por parte de los campesinos, y provocaría una erosión de la biodiversidad, consecuencias diametralmente opuestas a los objetivos oficiales de la NASAN.

La resolución aconseja por tanto a los Estados miembros de la Unión Europea “no apoyar el cultivo de transgénicos en África“, el último avatar de las semillas industriales, protegidas por patentes que prohíben su reproducción. Invita a los Estados africanos a no adoptar a este respecto una reglamentación nacional que sea menos restrictiva que el Protocolo de Cartagena para la prevención de riesgos biotecnológicos.

Monsanto ha reaccionado a esta posición de la Comisión, acusándola de “neocolonialista y contraria a los negocios“: que los africanos decidan por sí mismos si la tecnología de los OMG puede serles útil o no4. Pero si vemos en qué consiste la NASAN, ¿realmente tienen elección? La Comisión del Parlamento parece pensar que no, dado que actualmente esta iniciativa promueve como única opción la expansión del modelo agroindustrial.

A través de la crítica, esta resolución tiene como objetivo el incitar a los Estados miembros a transformar la NASAN “en una verdadera herramienta para el desarrollo sostenible“. Proponen que las inversiones reciban un mejor control y seguimiento, especialmente mediante la implementación de indicadores para evaluar los efectos de las acciones emprendidas, mecanismos de apelación para las poblaciones locales y un órgano externo de control.

Una resolución de este tipo podría suponer un posicionamiento político aún más importante dado que la Unión Europea se encuentra, junto con Estados Unidos y Francia, entre los tres principales contribuyentes públicos de la NASAN. Podría presionar, por tanto, para convertirla en una verdadera herramienta de ayuda al desarrollo… o decidir retirarle su apoyo y abandonarla.

Salvemos a las abejas

Campaña de Greenpeace

Todavía hay autorizados más de 300 productos peligrosos para las abejas
Gracias a las miles de firmas en toda Europa a favor de las abejas, ya son cuatro los insecticidas tóxicos prohibidos. Sin embargo, son prohibiciones temporales y parciales. En España todavía están autorizados 319 productos peligrosos para las abejas. Por eso te pedimos que firmes para exigir al Gobierno español que:

Establezca un calendario para la prohibición de los plaguicidas más dañinos (imidacloprid, clotianidina, tiametoxam, fipronil, clorpirifos, deltametrin y cipermetrin).
Desarrolle un plan de acción integral para proteger a las abejas y demás polinizadores y establezca una hoja de ruta para incrementar a 7,6 millones de hectáreas la superficie dedicada a la agricultura ecológica en 2020.
De las acciones de hoy dependen las generaciones futuras de humanos y demás especies. ¡Firma para pedir a las autoridades españolas que protejan a las abejas!